A 11 días del contagio, Trump asegura que seguirá con la campaña electoral

Internacional 11 de octubre de 2020 Por El Objetivo
El presidente de los Estados Unidos recibió el alta médica tras haber dado positivo por coronavirus el 1 de octubre. Según su equipo médico, no se "considera que haya riesgo de que transmita el virus a otros".
Donald Trump
El próximo lunes acudirá a un mitin en Florida, como tenía planeado - foto: Télam

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declaró este domingo que estaba lo suficientemente sano como para volver a la campaña electoral, un día después de que el médico de la Casa Blanca dijera que ya no estaba en riesgo de transmitir el coronavirus, aunque no explicitó si la última prueba del mandatario había dado negativo.

"Soy inmune. El presidente está en muy buena forma para pelear las batallas", afirmó Trump en una entrevista en Fox News.

Trump declaró hoy a través de su cuenta personal de Twitter que ahora es "inmune" al virus, una afirmación imposible de probar y que surge en medio de una serie de preguntas pendientes sobre su salud.

El mandatario recibió anoche el alta médica tras haber dado positivo por coronavirus el 1 de octubre.

En un comunicado, el médico del presidente, Sean Conley, aseguró que no se "considera que haya riesgo de que transmita el virus a otros" y que Trump "reúne los criterios para terminar el aislamiento", por lo que el presidente estadounidense podrá estar el próximo lunes en un mitin en Florida, como tenía planeado, informó la agencia de noticias Europa Press.

Conley afirmó que Trump reúne requisitos como "diez días desde el comienzo de los síntomas, más de 24 horas sin fiebre y una mejora general de los síntomas" para terminar con la cuarentena, sin embargo no hace mención a la existencia de ninguna prueba de detección en la que el presidente haya dado negativo por coronavirus.

No obstante, el médico señaló que las pruebas que se le han ido haciendo muestran "un decrecimiento de la carga viral" y ha asegurado que seguirá monitoreando la salud del presidente.

Pero las pruebas de laboratorio sensibles, como la prueba de PCR citada en las declaraciones del médico, detectan el virus en muestras de hisopos extraídos de la nariz y la garganta.

Algunos expertos médicos se muestran escépticos de que Trump pueda ser declarado libre del riesgo de transmitir el virus tan temprano en el curso de su enfermedad, informó la cadena de noticias estadounidense CNN.

El doctor Albert Ko, un especialista en enfermedades infecciosas y director de departamento de la Escuela de Salud Pública de Yale, señaló que el tratamiento con el esteroide dexametasona al que se sometió el mandatario se reserva normalmente para pacientes graves y que dichos pacientes deben aislarse durante 20 días, informó la cadena de noticias.

Por su parte, la epidemióloga de enfermedades infecciosas de la Universidad George Mason, Saskia Popescu, dijo que el estrecho marco de tiempo establecido por la Casa Blanca hace que parezca que "en realidad solo están presionando para sacarlo del aislamiento" y volver a la campaña.

Antes de la publicación de este comunicado, Trump se había dirigido a sus simpatizantes en un acto en la Casa Blanca, en el que se quitó el barbijo para hablar desde un balcón del edificio, en el que afirmó que se sentía "estupendamente".

El regreso del mandatario a los mítines será mañana en Florida, un regreso que llega con el presidente enfrentando un déficit obstinado en las encuestas.

La campaña de Trump y la Casa Blanca no indicaron aún si se tomarán medidas de seguridad adicionales para evitar la transmisión del virus entre quienes viajan en el Air Force One o en el lugar del mitin.

Después de Florida, Trump seguirá con viajes a Pensilvania e Iowa en los días siguientes. La Casa Blanca se negó rotundamente a informar cuándo fue su última prueba negativa antes de su diagnóstico del 2 de octubre, lo que generó dudas sobre la frecuencia con la que se hicieron las pruebas al presidente y si potencialmente portaba el virus durante días antes de que fuera detectado, lo que podría incluir su primer debate con su rival en las elecciones del próximo 3 de noviembre, el demócrata Joe Biden.

Por su parte Biden hizo ayer campaña en Pensilvania, uno de los estados clave que determinará el resultado en las elecciones, desde donde reclamó a Trump que lo imite y muestre su resultado negativo por coronavirus.

Biden, además, acusó a Trump de preocuparse sólo por sus "amigos ricos" en Twitter, después de que el presidente estadounidense lo calificara en esta red social como una "marioneta de los CASTRO-CHAVISTAS".

Fuente: Télam

Te puede interesar