Obsesión (2019)

Cine 17 de marzo de 2019 Por
Baker Dill es un capitán de barco pesquero cuya tranquila existencia se ve alterada cuando su exmujer le pide que asesine a su violento marido.
Obsesión
Obsesión (2019)

Baker Dill es un capitán de barco pesquero cuya tranquila existencia se ve alterada cuando su exmujer le pide que asesine a su violento marido. Llevado de nuevo a una vida que preferiría olvidar, Baker debe elegir entre el bien y el mal.

Steven Knight, director de films como Aliados (2016) y Locke (2013), nos trae este film con un cast espectacular estelarizado por Matthew McConaughey y Anne Hathaway, y que contiene un concepto especialmente interesante. Sin embargo, Knight derrapa de un modo esencialmente notorio en la estructura del mismo, presentándonos un film bastante fallido que literalmente no le cierra a la mayoría de la audiencia.

Filmada en la hermosísima isla de Mauritius, en la costa este de África, la locación es por completo trascendental. Con unos paisajes que sorprenden por su belleza.

Otro punto importante dentro del film, donde verdaderamente se siente un trabajo impecable y realmente gusta mucho, es la música. Se destaca el soundtrack compuesto por Benjamin Wallfisch, director musical que viene componiendo música desde el 2000 para diferentes films.

Narrativamente, la estructura del film está realizada de una forma bastante blanda, con un giro que se desprende incomprensiblemente demasiado temprano en el film. Una vez que al espectador se le revela el porqué de lo que está sucediendo, definitivamente pierde sentido por completo el resto de las acciones de lo que los personajes puedan o no llegar a hacer, y más importante aún, el espectador se siente un poco engañado al llegar al cine intentando ver una film al estilo thriller, asesinato y termina literalmente con un muy mal capítulo de Black Mirror de 2 horas.

Y es así. La trama, que nada tiene que ver con lo que se nos vende en los tráileres, es por completo algo muy diferente a lo que se nos entrega en el cine. Y no solo eso, cuando se nos introduce a el corazón del film, realmente nos damos cuenta que ni siquiera en ese aspecto se llega a relucir muy bien la estructura del mismo.

Conclusión, la idea base del director, la locación, la música es genial, todo lo demás, bastante flojo.

Director y Guion: Steven Knight
Fotografía: Jess Hall
Música: Benjamin Wallfisch



Te puede interesar