Investigadores de la UNC descubren una nueva especie de serpiente yarará

EcoObjetivo 02 de mayo de 2019 Por
El hallazgo tuvo lugar en la reserva natural Pampas del Heath, situada en el sudeste de Perú. Esta nueva especie aumenta la diversidad conocida hasta el momento del género Bothrops.
image
Nueva especie de serpiente yarará en la reserva natural peruana Pampas del Heath. - Foto: UNCiencia

Un equipo de ocho investigadores de Argentina, Brasil, Perú y Alemania descubrió una nueva especie de serpiente yarará en la reserva natural peruana Pampas del Heath, dentro del Parque Nacional Bahuaja-Sonene. El hallazgo fue el resultado de seis años de trabajo y contó con la participación de investigadores del Centro de Zoología Aplicada de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (FCEFyN) de la UNC.

La nueva especie descubierta es parte del género Bothrops, un grupo de serpientes venenosas de la familia Viperidae, cuyas especies están presentes desde México hasta el sur de Argentina. La variedad descubierta fue nombrada Bothrops sonene.Sonene” es el nombre que le dan los Ese’ejja –una etnia que habita una parte de la región amazónica, en los límites entre Perú y Bolivia– al río Heath, sobre el cual se sitúa la localidad tipo de la especie.

El descubrimiento es de suma relevancia porque profundiza la variedad de organismos presentes en las regiones de la llamada “diagonal de áreas abiertas Sudamericana”, de la cual es parte la reserva natural Pampas del Heath (Perú), colindante con la región Amazónica.

image2

Además, el estudio permitió demostrar que la diversidad de este conjunto de especies de Bothrops de “áreas abiertas” es mayor a la estimada hasta el momento.

“Son varios los aspectos que en conjunto le dan importancia a este hallazgo. Bothrops es un grupo de serpientes venenosas, por eso el descubrimiento adquiere relevancia biomédica. Además, el estudio permitió reconocer que especies como Bothrops diporus, que está presente en Argentina, serían potenciales complejos de especies”, especifica Paola Carrasco, investigadora del Centro de Zoología Aplicada de la UNC y del Instituto de Diversidad y Ecología Animal (Idea) de Conicet-UNC, e integrante del equipo internacional que logró el descubrimiento.

Fuente:  Por: Pablo Carrizo - Artículo original publicado en UNCiencia

Te puede interesar