ONU: desperdiciar menos comida puede ayudar a mitigar el cambio climático

EcoObjetivo 09 de agosto de 2019 Por
El Acuerdo de París para mantener el calentamiento global por debajo de 2 grados se podrá lograr, en parte, si se modifica el uso del suelo y la alimentación.
clima
ONU: desperdiciar menos comida puede ayudar a mitigar el cambio climático

Desperdiciar menos comida y una mejor gestión del suelo para el cultivo puede ayudar a mitigar el calentamiento global, según un informe presentado hoy en Ginebra, que será la base de futuras negociaciones sobre cambio climático

Reducir el consumo de carne y priorizar los alimentos de origen vegetal, como cereales secundarios, legumbres, frutas y verduras. Es el mensaje que lanza el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el panel internacional de especialistas que asesora a la ONU, en su informe presentado este jueves. “Algunas dietas requieren más agua y más tierra, y causan más emisiones de gases que aumentan el calentamiento global», explica Debra Roberts, una de las científicas que ha coordinado el estudio.

las principales conclusiones del trabajo, destaca cómo el clima está afectando gravemente a la disponibilidad, acceso, nutrición y estabilidad de los alimentos. Para ello, el IPCC insta a conseguir un equilibro entre el sector primario y el uso de las tierras, así como la adopción de hábitos alimenticios más sostenible. Según el informe, un 23% de todos los gases de efecto invernadero que produce el ser humano tienen como origen la agricultura, la silvicultura y el uso de la tierra, un porcentaje que alcanza el 37% si se tiene en cuenta aquellas emisiones asociadas a la producción mundial de alimentos.

A su vez, el informe especial destaca que actualmente alrededor de un tercio de la comida se pierde o se desperdicia, lo que contribuye en torno a un 10% al cambio climático. Por ello, revertir esta situación, avisan, ayudaría a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuiría a la seguridad alimentaria. ”Las políticas que apoyan la gestión sostenible de la tierra aseguran el suministro de alimentos para personas vulnerables y mantienen el carbono en el suelo, mientras reducen las emisiones de gases de efecto invernadero”, comenta Eduardo Calvo, coautor del informe.

¨La tierra que ya se está cultivando podría alimentar a la población en un contexto de cambio climático y ser una fuente de biomasa que proporcione energía renovable, pero se deben adoptar iniciativas tempranas de gran alcance que incidan simultáneamente en diversos ámbitos¨, asegura Hans-Otto Pörtner, copresidente del Grupo de Trabajo II del IPCC, quien sostiene que ¨ello también permitiría velar por la conservación y restauración de los ecosistemas y la biodiversidad¨.

Te puede interesar