Christopher Robin (2018)

Cine 07 de noviembre de 2018 Por
Christopher Robin ha crecido y, ahora que es adulto, ha olvidado a sus amigos de la infancia y ha perdido el rumbo. Winnie the Pooh y sus compañeros viajan a Londres para salvar a Christopher y ayudarle a reencontrar la alegría.
Ver galería CR
1 / 2 - Christopher Robin

Marc Forster nos introduce a esta encantadora aventura que viene a recordarnos  aquellos viejos personajes del bosque de cien acres. Logra introducirnos a un mundo diferente y la película tiene una estética que busca los colores opacos de una manera sobresaliente y es claro el estilo de la fotografía.
Ewan Mcgregor es el actor principal dentro de la película. Mas allá de que lo acompañan tanto Hayley Atwell como Bronte Carmichael, es el, quien sostiene todo el film con todo el peso y la dificultad que significa hacerse con actuaciones y compañeros de trabajo “inexistentes”.
Hablamos de muñecos generados por CGI, por computadora, que mas allá de ser trabajados al detalle y estar muy bien confeccionados es en el ejecutar del actor donde verdaderamente se puede ser testigo de sus dotes artísticos.
Y si tenemos que hablar de los efectos dentro del film. El detalle que se le presta a cada uno de los personajes del bosque de cien acres dentro de la película es por completo envidiable. Probablemente el mejor desarrollado es Poo.
Sin embargo existen momentos en el film donde se nota que hay ciertas limitaciones con respecto a la forma en la que se puede interactuar con esto objetos invisibles.
Si tengo que hablar de la narrativa dentro de la película, probablemente nos enfrentemos a una historia simple que se engrandece en parte por algunas lineas que lo dejan a uno pensando. Es en el personaje de Poo donde verdaderamente se nota que el guion tiende a engrandecer al personaje adquiriéndole una voz narrativa por completo encantadora.
La película es adecuada, tiene buenos efectos, se ve muy bien, tiene una muy linda fotografía y estilo, y es encantadora. Sin embargo siento que carece de emotividad.
El film no me llego a emocionar como pensé que podría llegar a hacerlo. Me entretuvo, muchísimo, es mas hubo momentos en los que me divirtió. Sin embargo buscaba que en algún momento me conmoviera y no encontré momento en el que el film lo hiciera.
Mas allá de esto obviamente vuelvo a repetir que un film es por completo disfrutable y recomendable.

Director: Marc Foster
Guion: Alex Ross Perry, Tom McCarthy
Fotografia: Matthias Koenigswieser
Musica: Jon Brion Geoff Zanelli 

Te puede interesar