Star Wars (2020)

Cine 03 de enero de 2020 Por El Objetivo
Un año después de los eventos de "Los últimos Jedi", los restos de la Resistencia se enfrentarán una vez más a la Primera Orden, involucrando conflictos del pasado y del presente.

JJ Abrams retoma el manto dejado por Rian Johnson con la anterior entrega The Last Jedi (2017), y  siguiendo la misma linea narrativa de The Force Awakens, nos entrega un film adecuado con una fotografiá y una banda sonora increíble. Sin embargo, la película denota una innecesaria y constante forma de revivir situaciones de entregas anteriores, sintiéndose más que un final, una clase de partida para reconstruir el amor con el fan de culto.

Daisy Ridley vuelve a superarse como Rey, tanto como Adam Driver como Kylo Ren.

Algo para relucir es el buen trabajo que han hecho con el personaje de nuestra amada Carrie Fisher. Y es que rescatando escenas filmadas en The Force Awakens y The Last Jedi, nuestra querida princesa Leia vuelve a cobrar vida, y su transcurso en el film no se siente apresurado.

A ellos se les agregan: John Boyega como Finn, Oscar Isaac como Poe, Billy Dee Williams retomando el personaje de Lando Carlissian y Keri Russell como el personaje de Zorii Bliss. Tambien acompaña Lupita Nyongò, Rihard E. Grant, Naomi Ackie y Kellie Marie Tran entre otros.

Este film significó como una de las más grandes decepciones del año con respecto a cintas y film que generaron una expectativa grandilocuente y se quedan a medio camino.

Es una lastima que justo en último momento y más allá de que el film puede llegar a sentirse correcto y visualmente gratificante, es por completo el claro ejemplo de cuando Martin Scorcese se refería a los films de superhéroes como el fin del cine en toda su magnificencia.

Y es que The Rise es una montaña rusa gráfica, con esplendorosos fuegos artificiales, naves por doquier, explosiones y sables laser. Sin embargo si tenemos que ser certeros con respecto a la consistencia que tiene la narrativa, nos encontramos con una serie de desaciertos que se sienten por demás seguros.

Sin incurrir a spoilers, durante la película constantemente nos encontramos con personajes que parecen incidir en su propio destino, sin embargo, es a los minutos que Abrams junto con Terrio deciden hacer borrón y cuenta nueva de cada uno de esos saltos que parecen ir un poco mas allá de lo que al fanático.

Es una lastima porque realmente se nota lo limitado que se encuentra Abrams al construir una narrativa que, más que una historia lineal, se siente como una check-list que intenta salvar o reparar cada uno de los “errores” que contiene la entrega anterior.

Como conclusión, es una terrible lastima porque con todo lo construido en The Last Jedi, realmente la saga podría haberse bifurcado a un terreno que la hubiese convertido en un film muy diferente.

Te puede interesar