Design Thinking, la nueva metodología para afrontar desafíos complejos

Comunidad Entrepreneur 15 de abril de 2020 Por El Objetivo
El pensamiento de diseño es particularmente útil cuando se trata de lo que Horst Rittel y Melvin Webber denominaron como problema retorcido, que son aquellos problemas que están poco definidos o son complicados.
Design-Thinking-Tabla_esp
Design Thinking - Foto: gentileza

La metodología Design Thinking tiene su origen como tantas otras cosas relacionadas con la innovación, en la Universidad de Stanford de California, enicialmente esta metodología estaba muy relacionada con el desarrollo de producto pero poco a poco ha ido evolucionando y se ha convertido en una herramienta sensacional generadora de innovación con la que pueden surgir ideas en cualquier sector y situación, en desarrollo de productos o servicios innovadores, mejora de procesos, definición de modelos de negocio, mejora de la experiencia del usuario, etc.

El auge y popularidad actual del Design Thinking viene por su capacidad para generar en muy poco tiempo soluciones innovadoras. Ofrecer a emprendedores y Startups una metodología con la que avanzar y testar rápidamente sus hipótesis y crear una cultura creativa e innovadora dentro de las empresas.

El Design Thinking es un proceso con instancias o etapas en las que cada una tiene un objetivo y un abordaje que devuelve información concreta para poder tomar esas decisiones.

El proceso de Design Thinking se lleva a cabo por medio de 5 acciones fundamentales: 

1. Empatizar

Comenzamos con una profunda comprensión de las necesidades de los usuarios implicados en la solución que estemos desarrollando. Para esto es necesario ponernos en la piel de dichas personas para inmiscuirse en su realidad y ser capaces de generar soluciones acordes a la misma. 

2.  Definir

La información recopilada durante la fase de Empatía se filtra y nos quedamos con lo que realmente aporta valor y nos aportan perspectivas interesantes. Identificaremos problemas cuyas soluciones serán clave para el objetivo final.

 3. Ideamos

En esta etapa nuestro objetivo es la generación de todas las opciones de solución. Debemos realizar actividades que favorecen el pensamiento expansivo, no hay límites y no tenemos que tener prejuicios de valor. En muchas ocasiones las ideas más raras suelen ser las más innovadoras.

 4- Prototipo

Es poner en un modelo físico aquel concepto o idea en la cual venimos trabajando. A partir de este momento ya existe algo físico, algo que podemos visualizar o que podemos tocar, aunque por supuesto se puede tratar de algo virtual en el caso de una aplicación informática.

La idea del prototipo es hacer alfo simple y que no nos consuma demasiados recursos ni demasiado tiempo para poder probarlo. 

 5. Testing

El modelo físico creado en la fase previa se testea con la ayuda del público objetivo hacia el que se orienta la solución. Una vez obtenido el feedback, incorporaremos las conclusiones para mejorar la solución que buscamos.

En resumen, el “design thinking” es una metodología de gran utilidad y que, cada vez más, es usada por las organizaciones más innovadoras para desarrollar productos y soluciones exitosas gracias al conocimiento sobre los usuarios y a la formación de equipos multidisciplinares que ofrecen diversos puntos de vista durante el diseño de los mismos. 

Te puede interesar