Aquamán (2018)

Cine 16 de diciembre de 2018 Por
Un mundo por completo diferente al pre-establecido (en el universo DC) y en el camino no deja de llamar la atención por su eficaz forma de imponer diferentes historias, tramas y momentos

Arthur Curry, también conocido como Aquaman (Jason Momoa), es un habitante de un poderoso reino subacuático que recibe el nombre de la Atlántida. En esta película repleta de acción y aventura conoceremos sus orígenes, desde que era un niño criado por un hombre humano y considerado un paria por los suyos, hasta que crece y debe hacer frente a los problemas que han aparecido en su mundo. Entonces, este hombre mitad humano y mitad atlante, emprenderá el viaje de su vida, en el que tendrá que descubrir quién es realmente y si es digno de ser un rey. Acompañado de Mera (Amber Heard), hará frente a este y otros retos, mientras les planta cara a Black Manta (Yahya Abdul-Mateen II) y a su propio hermanastro Orm (Patrick Wilson). ¿Será capaz de dirigir a su pueblo y convertirse en un héroe para el mundo?

Aquaman

 James Wan logra entregarnos un film que más allá de tener sus propios lineamientos establecidos en otros (Justice league 2017), sorprende por su capacidad de introducirnos a un mundo por completo diferente al pre-establecido (en el universo DC) y en el camino no deja de llamar la atención por su eficaz forma de imponer diferentes historias, tramas y momentos sin que finalizada la película uno se sienta abrumado por la infinidad de cosas dentro de la misma.

 Con un cast del cual sobresale obviamente la figura principal, Jason Momoa quien parece que nació para el rol. Lo acompañan la despampanante Amber Heard como Mera, una versión más fuerte e imponente de la sirenita con unos poderes increíbles.

 Como antagonista principal está Patrick Wilson, el ocean master, el hermanastro de Aquaman quien como enemigo principal de la cinta verdaderamente impacta por su punto de vista, que básicamente no dicta mucho de ser una idea loca o exacerbada.

 Se le agregan William Dafoe como Nuidis Vulko, Nicole Kidman como la madre de Aquaman. Dolph Lundgren (más reconocido en Rocky 4 como Iván Drago) quien se desenvuelve como el papa de Mera, el rey Nereus y Yahya Abdul-Mateen quien viene a interpretar a la Manta negra un segundo y acotado antagonista dentro film.

 Todo el cast funciona de una manera interesante. Son todos fluidos y teniendo en cuenta que el mundo por completo por el cual deciden idear el film es un mundo inexistente, es CGI puro y más allá de que a uno pueda molestarle o no es destacable el trabajo de los actores quienes tienen que enfrentarse al reto de jugar con lo inimaginable.

 Dicho esto, hay que incidir en que el film es una puesta en escena constante de efectos especiales que sorprenden y por momentos saturan. Sin embargo, uno entiende que este mundo fue concebido para ser disfrutado enteramente desde una butaca, y una pantalla gigante.

Verdaderamente Aquamán es uno de esos films que vale la pena disfrutar enteramente en el cine tanto por sus efectos como por su trama que más allá de pecar o parecer simplista

Director: James Wan
Guion: Will Beall, David L, Johnson
Fotografia: Don Burgees
Musica: Rupert Gregson- Williams



Te puede interesar