El gobierno boliviano acusa a España de haber querido "rescatar" a refugiados de" Evo Morales

Internacional 29 de diciembre de 2019 Por
España se vio implicada así en el pulso diplomático que libran México y Bolivia desde el pasado 10 de noviembre, cuando el presidente Evo Morales abandonó el país y se refugió en México.
Encapuchados
El incidente implicó a funcionarios de la Embajada española que acudieron acompañados de encapuchados - Foto: gentileza

El gobierno boliviano anunció hoy a través de su ministro de Gobierno interino, Arturo Murillo, que pedirá la remoción de los diplomáticos de la Embajada de España en La Paz y su reemplazo, luego del incidente en la residencia de la embajadora mexicana, en el cual, indicaron que se buscaba facilitar la "fuga" de un ex ministro de Evo Morales.

De acuerdo a lo denunciado, el incidente implicó a funcionarios de la Embajada española que acudieron acompañados de encapuchados y "presumiblemente armados" a la residencia de la embajadora de México en aquel país, María Teresa Mercado.

España se vio implicada así en el pulso diplomático que libran México y Bolivia desde el pasado 10 de noviembre, cuando el presidente Evo Morales abandonó el país y se refugió en México.

El nuevo gobierno boliviano acusa ahora a la diplomacia española de haber intentado sacar a nueve partidarios de Evo Morales refugiados en la residencia de la embajadora mexicana en La Paz, pero Madrid niega esta operación de rescate y en los próximos días enviará una misión a La Paz para aclarar lo ocurrido.

Hasta ahora lo que se sabe es que la encargada de negocios y el cónsul de España en Bolivia visitaron la residencia de la embajadora mexicana el viernes. Acudieron en vehículos diplomáticos españoles e iban protegidos por la escolta habitual.

Al finalizar la visita –que el Gobierno español califica de cortesía– la policía boliviana que protege la residencia diplomática mexicana impidió el acceso a los vehículos de la escolta española que acudía a recoger a la encargada de negocios y al cónsul.

Imágenes de una cadena de televisión local muestran a uno de los supuestos escoltas españoles bajar del vehículo con el rostro tapado y encararse con un agente boliviano y varios vecinos congregados allí mismo acusaron a los agentes españoles de intentar sacar a los nueve asilados.

El cerco policial se mantuvo, los vehículos diplomáticos españoles no pudieron pasar y la encargada de negocios y el cónsul tuvieron que salir en un coche que, más de una hora después, envió la cancillería boliviana.

Karen Longaric, ministra boliviana de Asuntos Exteriores, acusa a España de "abuso de privilegios" y "atropello" a su soberanía. Sostiene que los agentes españoles, "enmascarados y presuntamente armados", "intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina" en la residencia mexicana. Por ello, piensa plantear una queja ante la Unión Europea la ONU y la OEA.

Te puede interesar