Acreedores descuentan que habrá renegociación y forman un comité para negociar la deuda con el país

Internacional 01 de noviembre de 2019 Por
Del comité participan algunos fondos que tienen su sede en Nueva York y compraron una importante cantidad de bonos argentinos, como Greylocke Capital, Marathon y Templeton, entre otros.
deuda-externa
Los fondos de inversión aceptan también que la Argentina debería lograr antes un acuerdo con el FMI - Foto: gentileza

Un grupo de fondos de inversión de Estados Unidos conformó un comité para mantener con la Argentina una "renegociación amigable" y acelerar un acuerdo por la deuda, trascendió hoy.

Del comité participan algunos fondos que tienen su sede en Nueva York y compraron una importante cantidad de bonos argentinos, como Greylocke Capital, Marathon y Templeton, entre otros.

El objetivo es llegar a una renegociación lo más "amigable" posible, buscando que la quita de capital e intereses que se negocie en los futuros bonos que se entreguen sea lo más chica posible y se concrete pronto.

La conformación del grupo se produjo después de la asamblea anual del FMI en Washington, tras mantener contactos con enviados del ahora presidente electo Alberto Fernández.

Según consignaron agencias internacionales de noticias, los fondos ya se contactaron también con economistas argentinos e internacionales, con experiencia en procesos de renegociación de deuda, para que actúen como asesores de la futura negociación.

Los acreedores, el gobierno actual argentino y la futura administración de Alberto Fernández coinciden en que hay que avanzar lo más rápido posible en esa reestructuración de deuda, para evitar que el país vuelva a caer en un default total.

Quieren evitar lo que ocurrió en el pasado, cuando los fondos "buitre" aprovecharon para comprar los títulos a precios aún más bajos que los actuales, lo que dio lugar a un largo proceso judicial para que la Argentina saliera del default y pague su deuda, lo que ocurrió bajo el actual gobierno.

Los títulos argentinos con legislación internacional tienen ahora Cláusulas de Acción Colectiva (CAC), que permiten avanzar en una renegociación de los bonos con dos tercios de la aprobación de los acreedores.

Esa cláusula marca una diferencia sustancial con el canje del 2005, ya que los tenedores que no aceptaban los términos de la reestructuración comenzaban automáticamente a litigar judicialmente y terminaron cobrando el total de los títulos tras los juicios llevados adelante.

Los fondos de inversión aceptan también que la Argentina debería lograr antes un acuerdo con el FMI para allanar la negociación con los tenedores de deuda privados.

Te puede interesar